CHISTES DE CIELOS, INFIERNOS Y CURAS



1. Un hombre muere y llega al cielo. En la puerta del paraíso, sorprendido, observa a San Pedro parado frente a dos puertas donde se leían: "Paraíso común" y "Paraíso especial". Intrigado, le pregunta a San Pedro...
- Perdón, acabo de morirme y parece que llegué al Cielo, pero no tenía idea que existían dos Paraísos...
- Por supuesto - dice San Pedro -, la mayoría ingresa al Común, y algunos elegidos ingresan al Especial, que ni se imagina lo que es... si el Común es bueno, dése una idea lo que es el Especial.
- Y dígame, ¿a mí cual me toca?
- Depende -le responde-, aquí ingresan sólo los héroes, los que han hecho algo realmente heroico durante su vida... santos de la talla de Santa Rosa, San Francisco, hasta el mártir San Tarcisio...
- Bueno, bueno, yo he tenido una vida muy católica: comunión diaria, no he sido infiel a mi esposa, e criado cuatro hijos... pero de esto a algo heroico, realmente no sé...
- Piense, piense, capaz algún caso heroico encuentra...
- A ver, creo que tengo una... Mire, yo fui referí en la Argentina...
- Vaya, vaya, venimos bien.. -dice San Pedro ilusionándose con permitirle el ingreso al Especial.
- Fui el árbitro de un Boca-River, en la Bombonera, la última fecha del torneo. Los dos primeros en la tabla, el que ganaba salía campeón ese año. El partido cero a cero, el empate favorecía a Boca por diferencia de gol. Minuto 46 del segundo tiempo, uno de River se cae en el área de Boca. Le juro que dudó hasta su mamá, y yo que no sabía que hacer me jugué y cobré el penal. Por supuesto, lo metió y enseguida terminé el partido. Imaginese la hinchada xeneise, River campeón como visitante en Boca.
- Vaya, vaya, eso sí es heroico- dice el apóstol-, y dígame, ¿hace cuánto ocurrió eso?
- Y... hará tres o cuatro minutos...

2. San Pedro atiende a un cantante español que acaba de fallecer. Se dispone a rellenar su ficha de entrada en el cielo.
- ¿Nombre?
- Julio Iglesias.
- ¿Estado civil?
- Bueno, he estado casado con Isabel Preysler, pero he tenido como amantes a las mejores modelos del mundo.
- ¿Domicilio en la tierra?
- Bueno, tenía una inmensa y lujosa mansión en Miami, otra en Hollywood, otra en una isla del Caribe, otra en la Costa del Sol...
- Bien, bien... ¿Otras propiedades?
- Sí: un Ferrari Testarosa, dos yates, un Rolls Royce, una limusina...
- De acuerdo. Bueno, pase. No sé si le gustará...

3. - Señor cura, Ud. aparta las mujeres del mal?
- Sí, hijo
- Apárteme dos para el sábado.

4. El cura dando un sermón en la misa...
- ¡Y para terminar les diré que ustedes tenían razón! ... ¡desde hoy mis sermones serán más cortos! ¡Amén!
Rato después, al salir de misa...
- Bueno su sermón, Padre - le decía un feligrés - pero dígame, ¿a qué se refería al decir que nosotros teníamos razón?
- Es que anoche - responde el padrecito - yo también me quedé dormido escuchando la grabación de mi último sermón.

5. La empresa de gaseosas Pepsi, se entrevista con el Papa:
- Mire Santo Padre, sabemos que hay mucha hambre en el mundo, y nosotros tenemos el dinero para remediar parte de él. Habíamos pensado en hacer un trato que será de mutuo beneficio: a cambio de 100 millones de dólares le pedimos que proclame una bula papal (decreto) y que cambie el Padre Nuestro... en vez de decir "el pan nuestro de cada día dánosle hoy" Ud. hará que digan "la Pepsi nuestra de cada día dánosle hoy".
- Pero Uds. están locos!!! - responde el Papa - como voy a cambiar las palabras de Nuestro Señor Jesucristo... el evangelio es bien claro y la traducción no se puede cambiar!!!
- Pero piénselo Padre, imagine el bien que haría, cuantos pobres comerían...
- No hijos, es imposible!!, por favor retírense ahora mismo!!!
Pepsi, entonces, decide reunirse con la Coca Cola Company y otras grandes empresas del ramo, y llegan a un mega-acuerdo. Otra vez, los empresarios de Pepsi se entrevistan con el Papa:
- Buenas Santo Padre, hemos vuelto a solicitar una audiencia porque esta vez tenemos un trato mucho más beneficioso para hacerle. Esta vez, y a cambio de 1.000 millones de dólares le pedimos que proclame una bula papal (decreto) y que cambie el Padre Nuestro... en vez de decir "el pan nuestro de cada día dánosle hoy" Ud. hará que digan "la gaseosa nuestra de cada día dánosle hoy".
- Pero hijos míos, comprendan que lo que me piden es muy dificil de conceder...
- Pero piénselo Padre, imagine el bien que haría... esta vez ofrecemos mil millones de dólares!!!
- Bueno, bueno, pero déjenme realizar un Concilio de Obispos para determinar la cuestión...
Así, se reúne el Concilio con representantes de todos los países del mundo... y el Papa revela las condiciones del contrato millonario...
- Pero Padre - intercede uno de los Cardenales con más influencia - lo que se nos pide es casi imposible... además, que hacemos con el contrato con FARGO!!??
Nota: Fargo es la empresa panificadora (comercializa productos de pan) más grande y conocida de Argentina.

6. Después de la colecta en la iglesia, un individuo fue a decirle al sacerdote...
- Dispense, Padre, pero por equivocación puse un billete de 100 pesos en la charola, en lugar de uno de 10. Podría usted devolverme la diferencia?
- No, hijo mio, lo que se da a Dios ya no se le quita.
- Bueno, espero que por lo menos me reconozcan en el cielo un saldo de 90 pesos a mi favor.
- Tampoco, porque lo que alli se toma en cuenta son las intenciones, y tu intención fue dar solamente 10 pesos.

7. LA CREACION: (o cuando el hombre pisó el palito) DIOS creó al BURRO y le dijo:
"Serás burro, trabajarás incasablemente de sol a sol, cargarás bultos sobre tu lomo, comerás hierbas, no tendrás inteligencia alguna y vivirás 30 años". Y el burro le respondió:
"Trabajaré sin descanso de sola sol, cargaré bultos y comeré hierbas, pero vivir 30 años es demasiado, dame solo 10 años". Y Dios le concedió 10 años. DIOS creó al PERRO y le dijo:
"Serás perro, cuidarás la casa del hombre que será tu amo, serás su mejor amigo, comerás lo que él te de y vivirás 20 años".
Y el perro le contestó:
"Cuidaré la casa de mi amo, seré su mejor amigo y comeré lo que él me de, pero vivir 20 años es demasiado, dame 10". Y Dios le dio 10 años. DIOS creó al MONO y le dijo:
"Serás mono, saltarás de rama en rama y de copa en copa, serás divertido haciendo payasadas simpáticas y vivirás 20 años".
Y el mono le dijo:
"Saltaré de rama en rama y de copa en copa, haré payasadas simpáticas, pero vivir 20 años es mucho, dame solo 10", y Dios le dio 10 años. Y DIOS creó al HOMBRE y le dijo:
"Serás hombre, el único ser racional de ta Tierra, usarás tu inteligencia para sobreponerte a los demás seres de la naturaleza, dominarás el mundo y vivirás 30 años".
Y el hombre respondió:
"Seré hombre, el más inteligente entre los animales y dominaré el mundo, pero vivir 30 años es poco, dame los 20 que rechazó el burro, los 10 que no quiso el perro y los 10 que tampoco aceptó el mono". Y Dios concedió al hombre lo que le pidió...
Por eso es que el HOMBRE vive 30 años como HOMBRE, se casa y vive 20 años como un BURRO, trabajando sin descanso y cargando responsabilidades sobre sus espaldas, se jubila y vive 10 años como un PERRO, cuidando la casa y comiendo lo que le den... y cuando llega a viejo vive los últimos 10 años a lo MONO, saltando de la casa de un hijo a la del otro y haciendo payasadas para divertir a sus nietos.

8. Estaba un curita predicando y el párroco estaba sentado detrás de él escuchando el sermón.
"Hermanos, Lázaro había muerto. Hermanos, tenía cuatro días de muerto.
Hermanos, cuando Jesús llegó, !! Lázaro ya hedía hermanos ¡¡ "pero cuando quitaron la piedra Jesús le dijo: "¡Lázaro, ven fuera!" y . . . hermanos, Lázaro se levantó y andó."
El párroco que estaba detrás de él le dijo un poco perturbado: ¡"Anduvo, bestia"!
El curita prosiguió: "Sí, hermanos, Lázaro anduvo a lo bestia un ratito pero después anduvo bien."

9. Tres sacerdotes se juntaron a tomar café. Al conversar se dieron cuenta que en sus tres iglesias había una verdadera invasión de murciélagos. Uno de ellos indignado dijo:
"Saqué un rifle y comencé a dispararles pero todo lo que logré fue llenar de hoyos el techo".
- "Pues yo traté de atraparlos vivos en una jaula" - dijo otro. "Luego los fui a botar como a 75 kms de aqui, pero toditos volvieron".
- "Pues yo sí que no he tenido ningún problema con ellos", dijo el tercer cura.
- "¿Qué hiciste?" . preguntaron los otros dos asombrados.
- "Bueno", respondió - "Yo simplemente los bauticé y recibí como miembros de la Iglesia.
¡Jamás los he vuelto a ver!

10. Un hombre quería entender a Dios y por eso vino ante El a preguntarle:
"Señor, ¿que es un millón de años para tí? Dios le contestó: "Un millón de años es como un minuto".
Entonces el hombre le dijo: "Dios, ¿cuánto es un millón de dólares para ti?" Dios le contestó: "Un millón de dólares es como un centavo".
El hombre pensó un ratito y dijo: "Dios, ¿podrías darme un centavo?" Y Dios le respondíó: ¡Cómo no! ¡Espera un minuto!